En el medio del Mar.

En el Medio del Mar

El Pescador

Soy como el pescador que aún no ha pescado nada, mi sueño es la alborada, mi celada es mi canción. Los peces son pequeñitos para mi fe dilatada de pescar un pez gigante uno de gran dimensión.

Soy como aquel pescador que tiene una humilde caña no tiene ni bote ni lancha para una pesca mayor. En la orilla de cualquier río me encuentro yo a mis anchas llenas de pececitos de envergadura menor.

 No requiero de estratagemas  ni trampas pues mi carnada son mis sencillos poemas que escribo con mucho candor si nada pica con esto  me voy devuelta a mi casa  siempre con la esperanza  de que mañana será mejor.

 Si el amor que ando buscando no habita en estas aguas con optimismo me adapto y río de corazón  canto mi hermosa balada con nobles sentimientos  no tengo ningún tormento  si no obtengo su favor.

 Soy como aquel pescador que no usa anzuelo ni redes que no posee lo que tienen el rico ni el tasador así seguiré pescando  quizás con muy poca suerte  pero siempre teniendo presente que en la vida existe el amor.

Anonimo.

Una mañana fria, la brisa estaba fuerte, el mar oscuro y con vendaval. Nos

El capitan Antony.

embarcamos en la aventura de la Pesca Deportiva, lista las cañas, los anzuelos, la cava con bastante hielo, agua y una que otra cerveza.

El capitan con su vestidura se camufla del ardiente sol con su mascara y  dejando a la vista su mirada bajo la sombra de una gorra, y un rash rojo, alista las cañas con sus respectivas señuelos, el bote cuenta con un estanque para mantener los peces que se van a utilizar de carnada vivos, y seis entradas para colocar las cañas.

Despues de tener todo listo, ingresamos al extenso  oceano,  el oleaje es fuerte, el

En la mitad del oceano.

tiempo pasa lento,  el capitan hace un circuito por donde conoce estan los peces de gran tamaño. Para aquel que no esta acostumbrado  a realiazar ese circuito es bastante pesado y  pueden marearse  y encontrasen  un poco cansados, derrepente no se ve la tierra y nos encontramos en la mitad del oceano entre  el vaiven de las fuertes olas, los majestuosos pelicanos con sus intrepidos vuelos surcan las olas con el baile del viento.

Poco despues regresamos al mar tranquilo y conmas calma podemos divisar las montañas y a los pescadores nativos. Una bandada de gaviotas alegran nuestra mañana y lo lejos se ven las sulas realizando picadas para cazar un pez. 

El capitan avisa, revisen sus cañas ! algo pico,  todos se ponen alertas rapido muy rapido recojen el nailon, es un pez aguja grita el ayudante, los apasionados se ponen felices de haber pescado.

!

Despues de una larga espera…Se realizaron dos tipos de pesca con caña y con peso de profundidad, cada uno en diferentes lugares.

Llega la hora del almuerzo, la mañana ha sido larga … un lugar tranquilo nos espera, para disfrutar de un bello paisaje.

Brisa, sol y mar.
Un lugar para descansar.

La paz de este lugar es unica, los pajaros cantan, la brisa es agradables es el lugar perfecto despues de una larga faena.

 

 

 

Zona de almuerzo, con un excelente cheff.

 

 

El mar nos regala bellos recuerdos un gran respeto para los que navegan sobre el. Una bella experiencia esta ahora en mis recuerdos, gracias por vivir frente a la mar, gracias capitan Andrew  por saber cursar la mar, gracias al cheff por cocinarnos ese manjar.

Una playa para disfrutar.